2/3/15

Conoce 8 consejos si tienes que viajar con un adulto mayor


Conoce 8 consejos si tienes que viajar con un adulto mayor

¿Necesitas viajar con algún familiar de la tercera edad? Pues sigue estos consejos, te pueden servir de mucho.


peru.com

Muchas veces cuando se hace turismo y se goza de buena salud, podemos tener el tiempo y poder realizar deporte extremo como queramos; sin embargo, si queremos viajar con un adulto mayor, necesitamos planificar con más seguridad a dónde podemos ir.

Para tener todo bien, es mejor que la persona con quien viajaremos realice lo siguiente:

1- Acompaña a tu familiar a un chequeo preventivo en donde notifique al doctor de los planes de viaje y del destino que tienen pensado visitar para saber si no existe ningún riesgo.

2- Previo al viaje, toma su presión arterial para cerciorarse de que su acompañante se encuentra en óptimas condiciones.

3- Busca un alojamiento que ofrezca la tranquilidad que ellos necesitan para completar todas sus horas de sueño.

4- Si se trata de destinos cercanos considera ir en bus, pero si son trayectos grandes opta por el avión ya que esto puede provocar dolores articulares, además de ser agotadores para ellos.

5- No olvides llevar a la mano su medicación, al igual que la ropa y abrigo adecuado dependiendo de la zona y el clima del lugar.

6- Es recomendable proteger su piel con sombreros para el sol, bloqueador y gorros de polar para abrigar la cabeza si hace frío.

7- Durante los circuitos no exijas que den pasos rápidos, respete sus tiempos. También puedes llevar un bastón para facilitar su caminata.

8- Si visitas un destino entre los 3.000 o más de 3.500 msnm, cuenta con un botiquín de primeros auxilios y oxígeno.

Gimnasia a partir de los 60 años 02-03-2015

 
Gimnasia a partir de los 60 años

Una vejez activa combate enfermedades como la osteoporosis y reduce el nivel de dependencia de los mayores

La madurez es tan buen momento para cuidar la forma física, como cualquier otro y tal vez mejor. Así lo aseguran los especialistas en medicina deportiva, quienes explican que un envejecimiento activo ayuda a mejorar el tono muscular y enfermedades como la osteoporosis o la insuficiencia cardiaca. No es necesario ‘dejarse la piel’ cada día en un gimnasio, sino que basta con pasear durante 30 minutos, subir y bajar las escaleras de casa o evitar tomar el autobús siempre que se pueda llegar caminando. Precisamente con el deseo de concienciar a los mayores de la importancia de hacer ejercicio, han comenzado a proliferar en los últimos meses los denominados ‘parques geriátricos’, espacios verdes ubicados en las ciudades y compuestos por columpios que ayudan a las personas mayores a mejorar la movilidad, aumentar la flexibilidad y tonificar la musculación. El objetivo es poner la práctica deportiva al alcance de todos, siempre y cuando se acuda antes al médico para que prescriba el tipo, la frecuencia y la intensidad adecuada del ejercicio.

Ventajas

El ejercicio regular es bueno para cualquier persona. Sus beneficios sobre la salud son patentes y, en el caso de los mayores, adquiere una importancia especial porque ayuda a mejorar el funcionamiento de prácticamente todos los sistemas y aparatos orgánicos. Además, reduce los niveles de colesterol, controla el peso corporal y ejerce un efecto positivo sobre el aparato cardiovascular. Reduce los niveles de colesterol, controla el peso corporal y ejerce un efecto positivo sobre el aparato cardiovascular

El deporte es, en definitiva, una manera efectiva de envejecer con calidad de vida.

Para el secretario de la Federación Española de Medicina del Deporte, Pedro Manonelles, además de los beneficios mencionados, “la actividad física puede reducir la tensión arterial, permite a las personas hacer actividades de mayor duración sin presentar fatiga y, a nivel respiratorio, mejora el funcionamiento de los pulmones”. Pero los beneficios continúan: “aumenta la función muscular, previene algunos problemas como caídas, inestabilidad o situaciones de falta de autonomía, mejora determinados tumores, como el cáncer de colon, y se ha demostrado que la actividad regular es capaz de ayudar a los tratamientos de fijación de calcio en los huesos de una forma muy notable”.

“Es muy sencillo, si un coche no se mueve, acaba estropeándose y si un cuerpo no se mueve, acaba muriéndose”, explica el secretario general de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), Javier Gómez Pavón. A su juicio, el deporte es necesario no sólo para mantener un buen estado de salud, sino que ayuda también a disociar los términos envejecimiento y dependencia porque la persona que practica deporte se siente más activa y “es capaz de vivir libre de dependencia hasta casi el final de su vida”.

Por su parte, Antonio Martínez, licenciado en ciencias de la actividad física y el deporte de la Escuela de Formación Apta Vital Sport, corrobora la necesidad de practicar ejercicio y constata que “últimamente el volumen de personas entre 65 y 85 años en centros deportivos está aumentando considerablemente porque en las consultas se empieza a recomendar acudir a estos centros”. Además, apunta que la actividad física es también un buen fármaco contra los problemas psicológicos, puesto que mejora la autoestima y disminuye la tendencia a la ansiedad. “A veces es más importante que el monitor hable y muestre su cariño a las personas mayores, que enseñar a realizar un simple ejercicio”, advierte.

Los ejercicios más recomendados

Cuando se quiere utilizar el ejercicio en el contexto de una enfermedad, según Pedro Manonelles, “la prescripción debe recaer siempre en el médico”, que puede ser un médico del deporte o bien un especialista como el cardiólogo, en el caso de pacientes cardíacos. “Si se realiza ejercicio en el gimnasio -continúa el doctor- pueden colaborar profesionales en la educación física, pero el trabajo en el gimnasio no es el más beneficioso o el más importante para los grupos de mayor edad (mayores de 65) sino que los ejercicios más recomendables para estas personas son los que pueden hacer ellos solos con el mantenimiento de una vida activa”. Por ello, recomienda:

  • Caminar siempre que se pueda.
  • Colaborar en las tareas de limpieza de la casa.
  • Colaborar en las labores de jardinería.
  • Acudir a pie a la compra.
  • Subir y bajar escaleras.
El ejercicio en la persona mayor debe adaptarse a sus propias características es decir, debe practicarse de acuerdo a las enfermedades y posibilidades de cada uno”, subraya Gómez Pavón. Según indica, el deporte más beneficioso para los mayores de 65 años es la gimnasia de mantenimiento, que facilita además el contacto social, así como caminar con amigos y superarse un poquito cada día, es decir caminar unos metros más hasta conseguir la distancia que el propio cuerpo aguante, sin fatigarle ni agotarle en exceso.

Desde la Federación Española de Medicina del Deporte, su secretario apuesta también por los programas de actividad física aeróbica de larga duración e insiste en que el patrón modelo es el caminar. “Eso es lo fundamental y se debe realizar siempre. A partir de ahí, se puede hacer carrera continua, bicicleta, natación… Estos son los ejercicios más adecuados para personas mayores, actividades que no tengan impacto sobre el aparato cardiovascular”, recalca.

Hay que tener cuidado, no obstante, con las posibles contraindicaciones de la actividad física, por lo que propone que los pacientes hipertensos no hagan ejercicios de fuerza, “como coger pesas de una carga considerable”, ni que una persona que tenga un peso excesivo corra muchos kilómetros, porque es evidente que en cada zancada va a soportar un gran peso en cada rodilla. En este sentido, Antonio Martínez recomienda analizar cada caso de manera individual y realizar un examen médico previo, aunque subraya que a pesar de las contraindicaciones que pueda presentar una persona mayor, se puede elaborar un programa específico adaptado para ella.

“Hay muchísimas contraindicaciones, por eso no se puede hablar de clases aplicadas a la tercera edad, sino de un programa bien estructurado y adaptado a los alumnos, quienes tras pasar un exhaustivo control médico, se someten a una batería de test para valorar su condición física y, según el resultado, se leS recomendará la práctica de unos ejercicios u otros”, agrega Martínez.

Un último aspecto a tener en cuenta es que el programa de ejercicios en gimnasio debe trabajarse, siempre que se pueda, en grupos de dos a tres personas. Además, debe cuidarse especialmente el calentamiento, ya que las sesiones duran entre 50 y 60 minutos, practicar estiramientos adaptados a la tercera edad, trabajar la movilidad articular y no esperar resultados la primera semana, puesto que es necesario acudir al gimnasio dos o tres veces por semana. Los resultados se empezarán a apreciar a partir de los tres meses.

Auge de los parques geriátricos

El aumento de la población madura es evidente. En la mayor parte del mundo, la esperanza de vida se ha incrementado de manera notable y se ha visto la necesidad de impulsar los servicios sociales dirigidos a grupo de personas. En este contexto, surge hace algo más de un año la creación de parques geriátricos, espacios verdes, como cualquier otro parque, en los que se habilitan una serie de columpios para las personas mayores. En realidad, esta práctica está copiada de China, donde abundan este tipo de artilugios similares a las máquinas de un gimnasio y que mejoran la movilidad, aumentan la flexibilidad y tonifican la musculación de los mayores.

El pasado verano, se instaló en la localidad madrileña de Leganés “el primer gimnasio al aire libre para mayores de España”, según fuentes de la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid. Aunque desde entonces también otras localidades como Portugalete, en Vizcaya, han imitado el modelo y ofertan esta alternativa para mayores de 60 años que, en muchos casos ataviados con chándal y zapatillas de deporte, acuden a este tipo de parques. “Cualquier actividad es buena, lo único importante es moverse y si además se practica en un contexto agradable, puede resultar más divertida”, confirma Pedro Manonelles.

Desde Ibercolmex, la empresa encargada de la distribución de estos originales columpios en España explican que los diferentes aparatos que se peden encontrar en estos parques sirven para:
  • Reforzar los músculos de los brazos.
  • Mejorar la movilidad de codo, hombro, rodilla y cadera.
  • Ejercitar la cintura y relajar los músculos de la cintura y la espalda.
  • Estirar los músculos de cintura y espalda.
  • Ejercitar los músculos del abdomen, la cintura y la espalda.
  • Mejorar la movilidad de las extremidades inferiores, la coordinación del cuerpo, el equilibrio y la capacidad aeróbica.
  • Realizar estiramientos de las piernas y disminuir la sobrecarga.
  • Masajear las manos, la espalda o las piernas para mejorar la circulación de la sangre.
“Tal vez lo más importante que hay que transmitir a la persona mayor es que debe utilizar todas las horas que pueda para realizar alguna actividad, del tipo que sea. Es importante que no sólo dedique unas horas a hacer actividad física o deportiva, sino que su forma de vida sea lo más activa posible: que suba escaleras, que se mueva por la casa, que haga excursiones, que acuda a estos parques. Lo mínimo que se recomienda es media hora al día y, si se puede hacer deporte durante más tiempo, mejor”, concluye Manonelles.


26/2/15

El ejercicio sencillo mantiene al cerebro en plena forma 26-02-2015


El ejercicio sencillo mantiene al cerebro en plena forma

Un estudio demuestra que, en las mujeres mayores, estar en buena forma física ayuda a la función cognitiva

La aptitud física podría ser tan buena para el cerebro como lo es para el cuerpo en la edad avanzada, según un estudio reciente.
Un estudio de mujeres canadienses mayores de 65 años encontró que las que realizaban actividad aeróbica regular tenían puntuaciones de función cognitiva diez por ciento mayores que las de mujeres similares que no hacían ejercicio. Las mujeres activas también tenían presiones arteriales más bajas (en descanso y durante el ejercicio) y mejores respuestas vasculares en el cerebro, lo que sugiere que un mejor flujo sanguíneo ayuda a la capacidad de pensar, encontró el estudio.

Los hallazgos aparecen en la revista Neurobiology of Aging.

"Ser sedentario se considera actualmente como un factor de riesgo para el accidente cerebrovascular y la demencia", afirmó en un comunicado de prensa emitido por la Alberta Heritage Foundation for Medical Research el autor del estudio Marc Poulin, profesor asociado de las Facultades de medicina y kinesiología de la Universidad de Calgary. "Este estudio prueba por primera vez que la gente en forma tiene un mejor flujo sanguíneo al cerebro. Nuestros hallazgos también muestran que un mejor flujo sanguíneo se traduce en una mejor cognición".

"La moraleja de nuestra investigación es que la aptitud física básica, algo tan sencillo como caminar a diario, es crítica para permanecer mentalmente agudo y sano a medida que envejecemos", dijo Poulin.

22/2/15

Los antibióticos pueden causar problemas de azúcar que amenazan la vida de los pacientes de edad avanzada 22-02-2015

 
Los antibióticos pueden causar problemas de azúcar que amenazan la vida de los pacientes de edad avanzada

Pesar de una nueva advertencia en la etiqueta, los investigadores consideran que Tequin no se debe recetar en absoluto

Los antibióticos pueden salvar vidas combatiendo las infecciones bacterianas, pero un reciente estudio halla que Tequin puede causar cambios en los niveles de azúcar en la sangre que pueden amenazar la vida, particularmente de los pacientes de edad avanzada.

La investigación canadiense, que aparecerá en la edición de marzo de The New England Journal of Medicine, será dada a conocer el miércoles por la advertencia del mes pasado sobre Tequin (gatifloxacina) realizada por el fabricante, Bristol-Myers Squibb. La recomendación del 16 de febrero fue emitida por solicitud de la U.S. Food and Drug Administration (FDA).

La advertencia, agregada a la etiqueta del medicamento y enviada a los médicos, menciona casos graves de hipoglicemia (baja azúcar en le sangre) e hiperglicemia (alta) en pacientes que recibieron el medicamento. El antibiótico se utiliza comúnmente para tratar la neumonía, la bronquitis, la gonorrea y las infecciones del tracto urinario, los riñones y la piel.

Desde 1999, cuando la FDA aprobó Tequin, ha habido casos de eventos potencialmente mortal en pacientes tratados con el medicamento. Aunque la mayoría era reversible, algunos resultaron fatales.

La nueva advertencia intensifica la existente acerca de la baja y alta azúcar en la sangre, agrega una contraindicación para el uso del medicamento en diabéticos e incluye información acerca de otros factores de riesgo para desarrollar hiperglicemia o hipoglicemia.

21/2/15

Un estudio vincula el virus del herpes con una peligrosa enfermedad de los vasos sanguíneos en los adultos mayores


Un estudio vincula el virus del herpes con una peligrosa enfermedad de los vasos sanguíneos en los adultos mayores

La afección provoca vasos inflamados en el cuero cabelludo, el cuello y los brazos, y puede resultar letal, advierten los investigadores

healthfinder.gov.-Por Randy Dotinga

Una investigación reciente vincula al virus responsable de la varicela y el herpes con una afección de los vasos sanguíneos de la que padecen las personas mayores, y que a veces puede resultar letal.

El estudio no prueba que el virus, llamado varicela zóster, provoque la afección, conocida como arteritis de células gigantes. Pero el autor del estudio, el Dr. Don Gilden, profesor de neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, en Aurora, señaló que los hallazgos sugieren que el tratamiento estándar con esteroides, que reduce la inflamación, no es suficiente por sí mismo.

"Se debe tratar al virus y a la inflamación que provoca", planteó. "Esto es totalmente nuevo".

Significa que los pacientes de la afección deben tomar antivirales para combatir al virus de la varicela, añadió.

Cada año hay unos 30 casos de arteritis de células gigantes por cada 100,000 personas, dijo Gilden, o unos 300 casos en una ciudad de un millón de habitantes.

Para los 80 años de edad, la afección aparece en una de cada 2,000 personas, apuntó el Dr. Mark Moster, profesor de neurología y oftalmología del Hospital del Ojo Wills y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Thomas Jefferson, en Filadelfia.

Por lo general afecta a personas mayores de 60 años y provoca vasos sanguíneos inflamados en el cuero cabelludo, el cuello y los brazos que pueden conducir a dolores de cabeza repentinos, dolores musculares, síntomas visuales y dolor al masticar, según el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel de EE. UU. En los casos más graves, la afección puede conducir a la ceguera, el accidente cerebrovascular (ACV) e incluso la muerte.

Los investigadores buscaron vínculos entre la afección y el virus de la varicela y el herpes debido a la forma inusual en que se replica en las arterias, explicó Gilden. El virus de la varicela permanece en el cuerpo después de que alguien contrae la enfermedad, y puede reaparecer más tarde en la vida como un doloroso sarpullido en la piel conocido como herpes.

En el nuevo estudio, los investigadores examinaron biopsias de las arterias de 95 personas fallecidas. Encontraron señales del virus de la varicela en el 74 por ciento (61 de 82) de las personas que también habían sufrido de arteritis de células gigantes, pero el virus estaba presente en apenas el 8 por ciento (1 de 13) de las personas sin la afección.

Gilden dijo que los pacientes de arteritis de células gigantes deben tomar antivirales además de esteroides. Anotó que los antivirales son seguros en general, pero cuestan unos 150 dólares a la semana.

Pero Moster advirtió que los investigadores aún deben estudiar el uso de los antivirales en esos pacientes. Los investigadores también podrían ver si los tratamientos antivirales permitirán a los pacientes evitar el uso a largo plazo de esteroides, comentó.

La vacuna de la varicela busca evitar que el virus infecte al cuerpo, y se recomienda ampliamente. Las personas sin el virus en su sistema no contraen herpes. Pero los investigadores no saben si el uso exitoso de la vacuna eliminará el riesgo de arteritis de células gigantes, porque el virus de la varicela podría ser solo una de varias causas posibles de la afección, señaló Moster.

Muchas personas mayores sufrieron de varicela en la niñez, y podrían ser susceptibles tanto al herpes como a la arteritis de células gigantes. ¿Y qué pasa con los que nunca la tuvieron pero que tampoco se han vacunado? Gilden dijo que hay pruebas que pueden mostrar si las personas no vacunadas se han expuesto al virus, lo que significa que no tendrían que vacunarse.

Existe una vacuna contra el herpes, y las autoridades sanitarias la recomiendan a las personas a partir de los 60 años. Gilden cree que las personas de 50 a 60 años deben vacunarse contra el herpes. Pero no está claro si la vacuna contra el herpes defenderá de la arteritis de células gigantes, admitió. Aun así, "no hace daño, pero puede ayudar", dijo.
 

12/2/15

Una dieta pobre en grasas pero rica en frutas, verduras y fibra no reduce riesgos de cáncer en mujeres postmenopáusicas 12-02-2015


Una dieta pobre en grasas pero rica en frutas, verduras y fibra no reduce riesgos de cáncer en mujeres postmenopáusicas

Una dieta pobre en grasas, pero rica en frutas, vegetales y fibra no reduce el riesgo de cáncer de mama, cáncer colorrectal o enfermedad cardiovascular en mujeres que ya han pasado la menopausia, según tres estudios estadounidenses dirigidos por el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, la Universidad de Washington y la Universidad Howard, respectivamente que se publican en Journal of the American Medical Association (JAMA).

Los investigadores del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson examinaron el efecto de una dieta baja en grasas sobre la incidencia del cáncer de mama a través de los datos de un programa nacional sobre modificación de la dieta (WHI, según sus siglas en inglés) en el que participaron 48.835 mujeres posmenopáusicas sin cáncer de mama que comenzó en 1992.

El programa WHI incluía una modificación de la dieta consistente en una reducción de la cantidad de grasas y un aumento de la cantidad de vegetales, frutas y fibra consumida en la dieta. Las mujeres participantes, que tenían entre 50 y 79 años, fueron divididas en un grupo con la dieta modificada según los parámetros antes mencionados y otro grupo cuya dieta no pasó por modificaciones.

Según los científicos, los resultados globales muestran que no existen diferencias significativas entre ambos grupos en cuanto a la incidencia del cáncer de mama. En los 8,1 años de seguimiento en el grupo con cambios en la dieta un 3,35 por ciento de las mujeres desarrolló cáncer de mama frente a un 3,66 por ciento en el grupo control en el que las participantes no cambiaron sus hábitos de alimentación.

Los investigadores de la Universidad de Washington analizaron los datos del estudio WHI y descubrieron que en el mismo periodo de seguimiento se produjo una incidencia del 0,13 por ciento anual de cáncer colorrectal (200 casos) en el grupo cuya dieta había sido modificada y del 0,12 por ciento en el grupo control sin cambios dietéticos. Según los científicos, el patrón dietético no alteró el riesgo de tumores de este tipo.

La investigación del Instituto de la Universidad Howard de Washington examinó los datos del estudio nacional para analizar el efecto de la dieta baja en grasas y alta en verduras, frutas y fibra en el riesgo de enfermedad cardiaca coronaria. Los científicos descubrieron que la dieta no tenía efectos significativos sobre la incidencia de la enfermedad coronaria cardiaca, el ictus, la enfermedad cardiovascular o el ataque cardiaco.

10/2/15

Un 68% ancianos sufre problema crónico dolor, sobre todo mujeres 10-02-2015


Un 68% ancianos sufre problema crónico dolor, sobre todo mujeres

Un 68% de los ancianos está aquejado de un problema crónico de dolor y sus efectos negativos se dejan notar más entre las mujeres, según desvela el primer estudio epidemiológico específico sobre dolor crónico en este grupo de población que se lleva a cabo en España.

Para llevar a cabo este estudio, que ha hecho un equipo interdisciplinar de investigación de la Universidad Rovira I Virgili (URV) de Tarragona coordinado por el profesor Jordi Miró y que hoy se ha presentado en Reus, los investigadores han entrevistado individualmente a una muestra de 600 personas residentes en la provincia de Tarragona con edad igual o superior a los 65 años.

La información recogida indica que el dolor es 'un grave problema de salud en este grupo de población', según ha explicado en rueda de prensa Jordi Miró.

Concretamente, el 74% de la muestra dice sufrir de algún tipo de dolor en el momento de la entrevista y, de éstos, el 68% está aquejado de un problema crónico de dolor (siguiendo los criterios de la International Association for the Study of Pain, se considera dolor crónico aquel que perdura más allá de los seis meses).

Durante la entrevista, un porcentaje considerable de estos ancianos (69%) reconocía problemas para controlar el dolor, también de recursos médicos, y reclamaba una mayor atención a sus problemas de salud, en general, y particularmente con relación al dolor.

Los datos analizados muestran importantes diferencias relacionadas con el género, ya que son las mujeres quienes sufren en mayor medida de dolor y para las que el impacto (prevalencia, intensidad y duración) de esta experiencia en su calidad de vida es también mayor.

Por lo que se refiere a las áreas corporales afectadas, de nuevo son las mujeres quienes informan experimentar dolor en un mayor número de áreas (sobre un total de 10 posibles, y por término medio, las mujeres están por encima de cuatro zonas o áreas afectadas).

En general, las partes del cuerpo más afectadas son las articulaciones, la espalda, las piernas y los pies, aunque estas zonas varían según la edad.

Considerando la edad, entre los 65 y los 84 años las mujeres presentan una prevalencia de dolor y de dolor crónico superior a la de los hombres. En cambio, en el grupo de los ancianos de mayor edad, aquellos con 85 años o más, la prevalencia de dolor y dolor crónico se iguala entre hombres y mujeres.

La media del índice de discapacidad en mujeres con dolor crónico prácticamente dobla a la de los hombres (40 frente a 26 en una escala sobre 100).

El estudio también indica que los ancianos con dolor crónico tienen una calidad de vida peor que los que no sufren de este problema, y el impacto es bien visible tanto en el componente mental como en el físico.

Destaca que estas personas tienen más dificultad para realizar tanto las actividades básicas de la vida diaria, como subir y bajar escaleras, vestirse o alimentarse, así como las consideradas instrumentales, como usar medios de transporte, cuidar de la casa o manejar asuntos económicos.

En este estudio se observa que las personas aquejadas por un problema de dolor crónico tienen también peor estado de ánimo, sobre todo las mujeres, entre las que la depresión es más habitual que entre los hombres.

Los responsables del proyecto han alertado de la necesidad 'de que se atienda explícitamente, esto es, se evalúe y trate adecuadamente, de forma multidisciplinar, a los ancianos que sufren dolor crónico'.

7/2/15

Tomar medicamentos comunes en exceso aumenta el riesgo de demencia


Tomar medicamentos comunes en exceso aumenta el riesgo de demencia

muyinteresante.es

Un amplio estudio, desarrollado durante más de siete años por la Universidad de Washington (EE.UU.) y publicado en la revista Archives of Internal Medicine pone de manifiesto que algunos medicamentos que utilizamos de forma habitual pueden provocar un efecto secundario muy peligroso si se toman en exceso o si se consumen durante mucho tiempo.

La investigación contó con la participación de 3.500 personas con objeto de analizar la posibilidad de asociación entre el consumo de estos medicamentos comunes y un aumento en el riesgo de demencia. Las conclusiones son claras: a mayor consumo de medicamentos anticolinérgicos (que bloquean el neurotransmisor llamado acetilcolina en el cerebro y el organismo y pueden provocar somnolencia, dolor de garganta, retención de orina y sequedad en la boca y los ojos) como los antidepresivos o los indicados para la alergia o el control de la vejiga, incrementan el riesgo de desarrollar demencia, incluyendo la enfermedad de Alzheimer. Además este riesgo puede no ser reversible incluso aunque se deje la medicación y pasen los años. La amenaza sigue persistiendo.

“Las personas mayores deben ser conscientes de que muchos de los medicamentos, entre los que se adquieren sin receta médica, poseen importantes efectos anticolinérgicos. Pero nadie debería dejar de tomar cualquier tratamiento sin consultar a su médico”, explica Shelly Gray, líder del estudio.

Como hacen falta más investigaciones para determinar si el deterioro cognitivo causado por los efectos secundarios de los medicamentos puede ser reversible, esta investigación continuará cuando los voluntarios hayan fallecido. Todos ellos han dado su consentimiento para que los científicos analicen su cerebro para comprobar si efectivamente aquellas personas que consumieron estos medicamentos tienen patología asociada al alzhéimer en su cerebro o no, en comparación con los que consumieron otros fármacos.