16/1/17

Incontinencia urinaria, problema frecuente en el adulto mayor

Incontinencia urinaria, problema frecuente en el adulto mayor
 
yucatan.com.mx

La pérdida involuntaria de orina (incontinencia urinaria) es una problemática frecuente en los adultos mayores, primordialmente mujeres mayores de 65 años, señaló el geriatra del IMSS en Jalisco, Antonio Kobashashy Gutiérrez.

“La incidencia estimada va del 10 al 30 por ciento de la población geriátrica, aunque la cifra puede ser más elevada en personas que se encuentran hospitalizadas por tiempo prolongado”, señaló el especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Explicó que está asociada a factores como la imposibilidad física para poder llegar a tiempo al baño, tener deterioro neurológico o estados confusionales, inflamación de la uretra, ingesta de medicamentos principalmente diuréticos y problemas de próstata en los varones.

Reiteró que este diagnóstico es más común en las mujeres en etapas postmenopáusicas. La fuga de orina se produce ante mínimos esfuerzos, incluso por una presión intra-abdominal al momento de toser o reír.

En otras condiciones, la incontinencia asalta al paciente luego de una repentina e imperiosa necesidad de miccionar lo cual puede ocasionarle una evacuación copiosa, explicó el doctor Kobayashi Gutiérrez.

Kobashashy Gutiérrez añadió que existe también la pérdida de orina residual que permanece almacenada en la vejiga por una obstrucción, hasta que logra desahogarse en algún momento.

Comentó que hay casos en donde todos los factores se conjugan dando como resultado una incontinencia urinaria mixta, esta variante puede estar presente en un 10 por ciento de los casos, con el agregado de disfuncionalidad del sistema genitourinario.

A fin de realizar un diagnóstico puntual de la enfermedad, refirió que es necesario evaluar las condiciones de micción del paciente y practicarle exámenes laboratoriales y uródinámicos que puedan revelar la causa que originó la incontinencia para poder ofrecer tratamiento en base a esto.

Subrayó que en algunos el paciente puede ser candidato a cirugía para lograr un control de sus esfínteres y también insistió en que se deben facilitar a los adultos mayores las condiciones para que puedan hacer sus necesidades fisiológicas sin contratiempos.

Por lo anterior, recomendó tener accesos fáciles a los cuartos de baño en los hogares y mantenerlos con iluminación adecuada, en caso de que el adulto mayor no disponga de mucha movilidad se puede optar por brindarle un orinal que se encuentre junto a su dormitorio.

11/1/17

Envejecimiento: el papel de las hormonas [11-1-17]


Envejecimiento: el papel de las hormonas

El llamado “eje hipotálamo-hipofisario” está formado por el hipotálamo, una región del sistema nervioso central, que regula el funcionamiento de la glándula hipófisis, que segrega hormonas especiales que a su vez controlan la producción de las hormonas que se producen en otras áreas del organismo. Estas hormonas “periféricas” influyen a su vez, por un mecanismo de retroalimentación, en la producción de las hormonas de la hipófisis.

Esto funciona de la siguiente manera: supongamos, por ejemplo, que la glándula tiroides está produciendo menos hormona tiroidea de la que el organismo necesita. Esto es “detectado” por el hipotálamo, que le “indica” a la hipófisis que produzca una hormona especial llamada “TSH”, cuya función es estimular a la glándula tiroides para que produzca más hormona tiroidea. En respuesta a esta estimulación, la tiroides comienza a producir más hormonas, hasta que las mismas llegan a los niveles requeridos. Cuando esto ocurre, el eje hipotálamo-hipofisario nuevamente lo detecta y hace que la hipófisis disminuya la producción de TSH para que la tiroides no se siga estimulando y no se produzcan hormonas tiroideas en exceso.

A este proceso por el que los niveles de hormonas periféricas (tiroideas en este caso) afectan la actividad del eje hipotálamo-hipofisario es a lo que se llama “retroalimentación”. La sincronía entre todos los componentes de este sistema es una de las características fundamentales del eje neuroendocrino que se ven afectadas por el envejecimiento, y afecta a las tres “áreas” principales del “envejecimiento hormonal”: el eje somático o GH-IGF-I (produciendo la llamada somatopausia), el eje gonadal o de las hormonas y órganos sexuales (gonadopausia), y la secreción de andrógenos por las glándulas suprarrenales (adrenopausia).

En este último caso, los estudios epidemiológicos revelan la disminución constante de la secreción de andrógenos (DHEA y DHEA-S) en hombres y mujeres mayores, aunque no se conoce el origen de este agotamiento en la función de la zona adrenal de las glándulas suprarrenales.

Modelos de envejecimiento

La tortuga y la langosta exhiben, sorprendentemente, pocos signos de envejecimiento, aunque todavía no se sabe bien por qué razones. En las moscas comunes, la activación del gen “Matusalén” conlleva una extensión de la longevidad de aproximadamente 30 por ciento.

En las ratas de laboratorio, el “rejuvenecimiento” se puede estimular por sustancias llamadas apolipoproteínas (Apo) E-3 y E-4, cuya producción se incrementa por los estrógenos. En los ratones transgénicos a los que se anuló la capacidad de producir Apo-E, en cambio, esta respuesta a los estrógenos no se produce. Este descubrimiento abona las suposiciones sobre el importante papel que jugarían los estrógenos en la prevención del envejecimiento neuronal y la enfermedad de Alzheimer.

Los estrógenos también jugarían un importante papel en la plasticidad neuronal (característica de un cerebro “joven”) induciendo la producción de proteínas especiales en los astrocitos (células que forman parte del sistema nervioso) e interviniendo en el funcionamiento de las neuronas que forman parte del eje neuroendocrino (sobre todo las neuronas relacionadas con el control de la secreción de hormonas sexuales). Esta respuesta de estas neuronas a los estrógenos se iría perdiendo con la edad

Rol del sistema neuroendocrino

La notable variabilidad en el estado del organismo de la población que envejece sanamente, y en la progresión de enfermedades relacionadas con el envejecimiento, (como por ejemplo la osteopenia, y los desórdenes cognitivos) pueden reflejar, en parte, las variaciones que naturalmente se dan en el producto final de la acción de los genes implicados.

Por ejemplo, la diversidad molecular en el receptor glucocorticoide (la parte de las células –producida por la presencia de un gen específico– a la que se van a unir los corticoides para poder actuar), puede influenciar los efectos de los corticoides sobre los distintos tejidos. En otras palabras: en dos personas sanas distintas, el mismo nivel de corticoides puede tener efectos diferentes porque los receptores sobre los que actúan son también diferentes en cada una de esas personas, pese a que en ambas el gen que “produce” dichos receptores es normal.

De hecho, se piensa que estos polimorfismos en otro receptor, el receptor IGF-I, podían ser relevantes para explicar las diferencias interindividuales en la atrofia de los tejidos que se produce durante el envejecimiento.

10/1/17

El complemento del calcio [10-1-17]


El complemento del calcio

La vitamina D propicia la fijación del calcio en los huesos. Se obtiene de los rayos solares, pero los adultos mayores tienen dificultades para sintetizarla. Este nutriente está en los lácteos, la yema de huevo y los aceites de hígado de pescado.

Más de la mitad de las mujeres con osteoporosis en el mundo tienen niveles inadecuados de vitamina D. Así lo revela una encuesta realizada entre 400 mujeres mayores de 50 años del Perú, Argentina, Brasil, México y Venezuela. Solo el 2% de ellas toman vitamina D.

La encuesta, patrocinada por el laboratorio Merck Sharp & Dohme, reveló además que las mujeres que manifestaron no estar en riesgo de padecer la enfermedad dieron como razones la práctica frecuente de ejercicio (20%), la ausencia de dolor (18%) y el estar saludables (17%).

"Después de la menopausia, con la disminución de estrógenos aumenta el riesgo de osteoporosis, y se suma a esto la falta de vitamina D, que evita la absorción correcta del calcio. Todo esto puede afectar al hueso, provocar descalcificación y aumentar por lo tanto la presencia de osteoporosis y de fracturas. Hay una relación positiva entre la falta de vitamina D más fracturas", comenta el doctor Oswaldo Castañeda, reumatólogo y profesor de la Universidad Cayetano Heredia.

La vitamina D es fundamental para el crecimiento y desarrollo corporal, para la mineralización de los huesos durante el crecimiento y en los adultos para el buen mantenimiento de huesos y dientes.

Este nutriente se encuentra en los alimentos lácteos, en la yema de huevo y en los aceites de hígado de pescado y también se adquiere de la exposición al sol (se convierte el ergosterol de la piel en vitamina D). Su escasez en el organismo ocasiona alteraciones óseas, metabólicas y trastornos dentales. Su exceso, en cambio, provoca debilidad, cansancio, cefaleas y náuseas.


ADULTOS MAYORES

Es importante recordar que en los adultos mayores la piel disminuye su capacidad de convertir la luz solar en vitamina D y el riñón la de convertirla en su forma activa.

Debemos tener en cuenta que durante la menopausia aumenta la actividad de las células que degeneran los huesos (llamadas osteoclastos), por lo que estos pierden progresivamente su masa y su fuerza, y son más propensos a fracturarse.

La osteoporosis consiste en la disminución progresiva de la masa ósea, que ocasiona que los huesos se vuelvan frágiles y propensos a las fracturas. Esta enfermedad afecta a una de cada tres mujeres de 60 a 70 años y a dos de cada tres mujeres de más de 80 años (aproximadamente 200 millones en todo el mundo).

9/1/17

Adulto mayor viajero

Adulto mayor viajero

Ciertas precauciones harán que el adulto mayor descanse, se divierta y pase sin preocupaciones su tiempo de vacaciones. Según su nivel de independencia y sus patologías necesitará ayuda, y es bueno que cuente con la paciencia y el cariño de sus allegados.

abc.com.py

La máster Patricia Gutiérrez, fisioterapeuta, afirma que el primer punto a considerar cuando viaja el adulto mayor es saber qué medicamentos son imprescindibles y llevarlos con su indicación correspondiente. Algunos controlan la presión, otros la diabetes, y la familia debe corroborar que la medicación sea para esos días. En lo posible comprar todo en nuestro país, pues adquirirlos en el extranjero puede resultar un problema.

Recomienda “considerar además el lugar al que irán de paseo. Por ejemplo, si será la playa o lugares donde hace frío, de modo a tener a disposición las prendas convenientes para comodidad y protección del adulto mayor”, agrega.

Por su parte, la doctora Jeannine Mongelós, especialista en geriatría, apunta que convivir con una persona mayor requiere de mucha comprensión y paciencia, ya que las limitaciones, físicas o mentales, son las principales características de este grupo etario, que necesita del apoyo incondicional de cada integrante de la familia. Más aún considerando que se lleva a cabo un viaje por vacaciones, en el que cada integrante debe disfrutarlo de la mejor manera.

Gutiérrez afirma que “otro tema a considerar es el medio de transporte, ya que si viajarán en avión, se tendrá que considerar que en todos los aeropuertos se cuente con sillas de ruedas para el mejor traslado de la persona de la tercera edad. Así no caminará mucho, ni se cansará por tal motivo”.


En bus o automóvil


La experta en gerontología apunta que “si será en vehículo y el viaje es largo, prever pequeñas paradas que sirvan para que el abuelo mueva sus piernas –que es muy importante para prevenir una trombosis venosa– e ir al sanitario si así lo desea”, acota.

La doctora Mongelós subraya que “todos los integrantes de la familia deberán adecuarse a las necesidades propias de esa persona de la tercera edad que viaja con ellos, por lo que tendrán que estar atentos a sus requerimientos. Es un buen momento para que colaboren hijos, nietos y sobrinos”.


Antes de salir


Días previos al viaje, la profesional aconseja que “se inculque a los adolescentes de la casa mucho respeto por el adulto mayor. Los padres deberán explicar a sus hijos que con el transcurrir de los años el abuelo presenta ciertas limitaciones. Es importante enseñarles que deberán ayudarlo con las tareas básicas de transporte, administrarle su medicación, brindarle un nutritivo desayuno, suministrarle líquido, acompañarlo al sanitario, etc.”.

Para que el viaje del adulto mayor sea placentero es fundamental que toda la familia se comprometa para tal fin, con acciones concretas como “dedicarle palabras positivas, alentarle todo el tiempo y escuchar música que le agrade al abuelo”.


Tiempo de calidad


-Viajar con varias generaciones proporciona tiempo de calidad para todos y si nos acompañan los abuelos, se pueden crear momentos para el recuerdo.

-Se obtienen experiencias y se viven gratos momentos. Viajar juntos es una oportunidad para combatir la distancia entre ciertos integrantes de la familia.


No lo deje solo


Aunque el adulto mayor está sujeto a cuidados especiales para mantener estable su salud, también necesita disfrutar y relajarse por unos días. Más allá del viaje lo importante es el afecto que le brinda su familia.

Gutiérrez asegura que muchas familias se van de vacaciones a playas o lugares donde hay mucho sol y agua, por ello no se descuidará el tema de la insolación. Usará sombrero, consumirá mucho líquido, y no olvide el repelente, así como el protector solar. Los abuelos no deben exponerse al sol al mediodía en especial.

Agrega la profesional que se “verá también donde se alojarán, ya que se estudiará si el hotel cuenta con escaleras o ascensores. En caso de que solo tenga escaleras se tendrá en cuenta si el adulto mayor puede o no subir, si necesitará ayuda, etc.”.

El adulto mayor disfruta la compañía de los seres queridos, necesita cariño y afecto.

Enfatiza que “no sirve llevarlo a Europa si al final se quedará solo en el departamento, ya que así como todos y en especial las personas mayores, lo que más necesita es el afecto de las personas allegadas”.


Respetar su ritmo


La experta apunta que “la familia y en especial los adolescentes que van también de viaje deben considerar el ritmo del adulto mayor. No hace falta ir o recorrer todas las playas, ya que lo importante aquí es respetar el tiempo de la persona de la tercera edad y acompañarlo en estas vacaciones de la mejor manera”.

18/12/16

Tromboflebitis [18-12-16]


Tromboflebitis

Un golpe en una pierna, permanecer tumbado y en reposo durante amplios periodos de tiempo, una inyección, una variz o la ingesta continuada de anticonceptivos por vía oral pueden ser suficientes para provocar la patología conocida como tromboflebitis. Este mal, basado en la aparición de trombos que inflaman las venas, tiene tratamiento y cura sencillos. No obstante, en los casos más extremos, si no se trata convenientemente, puede provocar incidencias importantes en la salud del paciente, hasta el punto de provocar la muerte.

Perfil tipo: Mayores de 60 años y mujeres

La circulación de la sangre requiere que los cauces por los que ésta discurre estén convenientemente despejados. Sin embargo, en ocasiones la circulación se ve dificultada por la aparición en el sistema sanguíneo de taras y patologías que perjudican el adecuado paso del plasma. Entre ellas, está la tromboflebitis, que consiste en la aparición de trombos o coágulos en las venas que degeneran en una inflamación de las mismas, o viceversa.
Tal circunstancia puede devenir en una serie de complicaciones médicas que, en casos extremos, podrían llevar al paciente a situaciones delicadas si no se acota a tiempo la sintomatología propia que acompaña a esta enfermedad, capaz de degenerar en necrosis de los tejidos afectados o embolia pulmonar. Pese a todo, esta patología tiende a ser una afección autolimitada y sin excesivos riesgos, ya que suele desaparecer tras un máximo de quince días de incidencia y tratamiento.

La aparición de los trombos se debe a una serie de factores que actúan sobre la sangre haciendo que ésta pierda su habitual estado líquido. Esta situación ocurre cuando el torrente sanguíneo se estanca o cuando las paredes de las venas por las que discurre han sufrido algún tipo de incidencia o lesión. Hasta el 90% de las tromboflebitis tienen lugar en las venas de las piernas

.Asimismo, los trombos pueden ser consecuencia directa de la aparición en el organismo de sustancias que favorezcan la coagulación sanguínea. Todo ello da como resultado un estadio en el que los componentes de la sangre se adhieren en las paredes de las venas, obstruyéndolas de forma progresiva y dificultando así la circulación. Esta situación –la aparición de coágulos- se da en la gran mayoría de los casos en las extremidades inferiores. De hecho, según los datos aportados por la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, hasta el 90% de las tromboflebitis tienen lugar en las venas de las piernas

En cualquier caso, entre las situaciones que pueden facilitar la aparición de tromboflebitis están aquellas que devienen de estados en los que el paciente ha permanecido postrado en reposo o de pie durante largos periodos. Aparte, pueden estar en riesgo de padecer esta patología las personas con una alteración en la composición de su sangre o las mujeres con embarazos recientes y los individuos que sufren en sus piernas episodios varicosos, tal y como indican los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad y Consumo.


Situaciones de riesgo


Además, existe el riesgo de padecer tromboflebitis cuando se dan episodios de insuficiencia cardiaca, traumas y fracturas, recientes intervenciones quirúrgicas (en rodillas o caderas, entre otras), o con la toma por parte de mujeres de anticonceptivos orales por periodos de tiempo prolongados. También están documentados casos en los que los coágulos surgen tras el suministro a un enfermo de fármacos mediante goteo intravenoso o tras la infección de una vena próxima. Incluso, existen expedientes, englobados bajo la definición de Síndrome de la ‘clase turista’, en los que la tromboflebitis ha afectado a personas que viajaban en avión y que han permanecido muchas horas sentadas en los asientos de la aeronave, algo que también puede ocurrir . en largos desplazamientos en automóvil. Otros condicionantes que favorecen la aparición de la tromboflebitis son la obesidad, la edad y el género –es más frecuente en mayores de 60 años y en mujeres-, y las circunstancias genéticas.

Con todo lo dicho, conviene señalar que la seriedad de la tromboflebitis reside en su incidencia sobre el sistema circulatorio. De hecho, sus consecuencias más perjudiciales y extremas, de no tratarse, pueden derivar en un tromboembolismo pulmonar en el caso de que el coágulo se desprenda y alcance los pulmones. En ese caso, el trombo impediría el intercambio de oxígeno puro por aire contaminado, con lo que el organismo del paciente no se ventilaría como es debido y, por tanto, la situación podría acabar en complicaciones serias, entre ellas, la muerte. Los trombos, si se desprenden, como puede llegar a ocurrir en casi la mitad de los casos, pueden alcanzar al cerebro y al corazón, entre otros órganos vitales, produciendo daños a veces irreparables

Tromboflebitis superficial
Esta patología puede aparecer tanto en las venas del exterior del organismo como en las que se encuentran en el interior del sistema venoso. Si se dan los condicionantes de la primera de sus dos versiones, será porque se trata de una tromboflebitis superficial. La misma se da con mayor profusión en personas de edad afectadas ya por varices en su sistema circulatorio.

José Ramón Páramo, especialista del Laboratorio de Hematología de la Clínica Universitaria de Navarra, explica que esta patología provoca dolor y un aumento de la temperatura de la extremidad perjudicada, que tiende a adoptar un color entre violáceo y rojizo y a tensarse e hincharse. En los centros médicos se suele diagnosticar con exámenes que tienen en cuenta el pulso, la presión arterial, la circulación sanguínea y la temperatura, así como el aspecto y el estado de la piel de la zona afectada.

En la mayoría de las ocasiones, para remediar la sintomatología descrita basta con un tratamiento conservador a base de antiinflamatorios, anticoagulantes o antibióticos, dependiendo del origen de la tromboflebitis. En ocasiones, los trombos también desaparecen con remedios comunes: evitando la presión sobre el área afectada con paños calientes y húmedos sobre la zona afectada, descanso y reposo, o con la elevación de los miembros afectados por encima del corazón. En cualquier caso, este tipo de tromboflebitis acostumbra a tener una curación poco problemática, desapareciendo la inflamación en 15 días aproximadamente. En este sentido, desde la referida institución académica se apunta a que es difícil de cuantificar el porcentaje de población que sufre de este tipo de patología, circunstancia que responde, entre otras consideraciones, a la ausencia de cuadros y manifestaciones médicas que acompaña a esta enfermedad.

Pese a lo dicho, hay autores que consideran que la gran mayoría de los casos de tromboflebitis superficial deberían ser tratados, ya que su presencia se relaciona en varios estudios con el surgimiento posterior de la tromboflebitis profunda.

La tromboflefitis superficial también puede surgir como reflejo de otras enfermedades: de varios tipos de cánceres o de la denominada enfermedad de Buerger, padecimiento que inflama los vasos sanguíneos y que afecta sobremanera a los píes y manos de los perjudicados.

Tromboflebitis profunda en una de cada 100 personas

Aparte de la tromboflebitis superficial, también se pueden dar casos de su versión profunda y su incidencia puede provocar situaciones comprometidas, aunque éstas tienden a ser poco frecuentes. Además, este tipo de patología puede tener, a su vez, varias interpretaciones. De hecho se puede dar de forma difusa, situación denominada por la clase médica como ‘flegmasia alba dolens’. Sus síntomas se traducen en dolor en los músculos afectados, incremento de la temperatura de la zona afectada e inflamación del área dañada. Si esta situación se produce, como suele ser habitual, en las extremidades inferiores, puede degenerar, incluso, en dificultades para caminar. Tampoco son extraños episodios de fiebre y malestar general, que pueden llegar acompañados de cansancio.

Ahora bien, si la tromboflebitis profunda es masiva (‘flegmasia cerúlea dolens’), el miembro afectado se reconoce porque se queda frío y porque adopta matices violetas, además de generar un malestar agudo y general.


Internamiento del paciente

Debido a su complejidad, en caso de tromboflebitis profunda suele ser necesario el internamiento del paciente para poder acotar su incidencia. Su tratamiento en estos casos requiere del uso de anticoagulantes por periodos no inferiores a medio año. De esa forma se previene la posibilidad de la aparición de un tromboembolismo pulmonar. En casos de tromboflebitis profunda aguda, incluso, podría ser necesaria una intervención quirúrgica si es que se da en venas de importancia vital. Este tipo de trombosis se da con mayor frecuencia en personas mayores de 60 años. Al respecto, las estimaciones médicas calculan que el número de personas que desarrollan esta enfermedad anualmente en España podría alcanzar a una de cada 100.


Cómo prevenir la enfermedad

En muchas ocasiones la tromboflebitis puede presentarse sin avisos patentes. Entonces, el diagnóstico dependerá de la ejecución de una serie de pruebas basadas en ultrasonidos o estudios sobre la composición de la sangre del individuo aquejado para intentar descifrar posibles taras y disfunciones en los sistemas de coagulación de la sangre.

En cualquier caso, la tromboflebitis se puede prevenir. Por ejemplo, en aquellos casos en los que el individuo está inmovilizado, como en los viajes largos aéreos es conveniente mover las piernas y levantarse del asiento para estirar las extremidades. Asimismo, si la causa es la administración de fármacos vía intravenosa, una posible solución es ir alternando el lugar donde se pone la inyección.

15/12/16

Los aeróbicos pueden revertir el declive mental en los adultos mayores [15-12-16]

Los aeróbicos pueden revertir el declive mental en los adultos mayores
 
Una revisión de estudio muestra que los ejercicios que dejan a una persona sin aliento aumentan el volumen de tejido cerebral

El ejercicio regular puede revertir el declive cerebral relacionado a la edad, según un neurocientífico cognitivo de EE. UU.

El profesor Art Kramer, del Instituto Beckman de la Universidad de Illinois, afirma que hay evidencia sustancial que muestra los beneficios del ejercicio aeróbico y la actividad física sobre funciones de control ejecutivo del cerebro como la coordinación de tareas, la planificación, el mantenimiento de objetivos, la memoria de trabajo y la capacidad de cambiar de tarea.

A medida que la gente envejece, un deterioro de la materia blanca y gris en ciertas áreas del cerebro puede causar declive cognitivo, explicó Kramer. Revisó la investigación publicada y encontró que varios estudios mostraban que el ejercicio moderado regular que hace que una persona se quede sin aliento aumenta la velocidad y agudeza del pensamiento, el volumen en sí del volumen cerebral, y la manera en que funciona el cerebro.

Tales beneficios se han notado en personas que tienen enfermedad de Alzheimer además de aquellas que no tienen señales de enfermedad cerebral progresiva, escribió Kramer en la revista British Journal of Sports Medicine.

Algunos estudios encontraron que seis meses de ejercicio aeróbico revertían el declive relacionado con el envejecimiento y que los cerebros de los adultos mayores conservaban las plasticidad, o sea la capacidad de crecer y desarrollarse. Otros estudios mostraban que los adultos con mayores niveles de aptitud física presentaban menos pruebas de deterioro en la materia gris (que tiene que ver con el pensamiento) que sus pares menos físicamente aptos.

En las mujeres que atravesaban la menopausia, una reducción en los niveles de la hormona femenina estrógeno se relaciona a una peor memoria y menor potencia cerebral. Pero Kramer citó un estudio que encontró que las mujeres mayores que estaban físicamente aptas tenían más materia gris, y les iba mejor en pruebas del control ejecutivo, que las mujeres menos aptas, independientemente de si habían recibido terapia de reemplazo hormonal.

Todavía hay muchas preguntas sin respuestas, concluyó Kramer, pero "podemos argüir con seguridad que un estilo de vida activo con cantidades moderadas de actividad aeróbica probablemente mejorará la función cognitiva y cerebral, y revertirá el declive neural frecuentemente observado en los adultos mayores".

http://healthfinder.gov/

12/12/16

Recreación y salud para el adulto mayor

Recreación y salud para el adulto mayor

tiempo21.cu.-Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Los adultos mayores en la provincia de Las Tunas se benefician con la realización de ejercicios físicos, que llevan a cabo profesionales del movimiento deportivo.

Las personas de la tercera edad se reúnen en parques, plazas, instalaciones, áreas recreativas y otros espacios para ejecutar acciones que orientan profesores y activistas deportivos.

Al involucrarse en el programa, el adulto mayor ve la vida de una manera diferente, se relaciona con otras personas de su edad y se siente útil, desde el punto de vista social y familiar.

En el círculo de abuelos Vicente García sus 20 integrantes sienten plena satisfacción con las actividades que desarrollan, pues ocupan su tiempo de manera sana y porque la actividad repercute positivamente en su estado de salud y en el equilibrio emocional.


Ellos se sienten jóvenes

Lidia Martínez Pelegrín tiene 75 años y dice que la práctica de los ejercicios mejora las funciones cognitivas y disminuyen la frecuencia cardíaca, la presión arterial, el estrés, la ansiedad, el insomnio y el consumo de medicamentos. Por su parte, el sedentarismo reduce la autonomía y la calidad de vida.

Ella se incorporó hace más de un año cuando le diagnosticaron que no podría caminar más. Hoy esa historia cambió y Lidia se siente rejuvenecida.

También Magali Tamayo Vega expresa que antes su cotidianidad se centraba solo en la familia. Sin embargo ahora se siente parte de un grupo, en el cual se apoyan y ayudan. Los ejercicios le permite tener más salud y calidad de vida.

«Por eso es que me consagro a la recreación física al menos tres días a la semana, y admite que la práctica de ejercicios es un importante medio terapéutico y profiláctico para mantenerse en forma, como decimos los cubanos».

La profesora Maura Belén Campos Campos significa que las actividades recreativas son muy importantes a esta edad, pues durante el envejecimiento el ser humano sufre cambios físicos, psíquicos y sociales, razones por las cuales la práctica de las mismas resulta fundamental en aras de mantener y mejorar la salud y la sensación de bienestar, elevando así la calidad de vida.

«Aquí las actividades recreativas son imprescindibles. Nada hay mejor para eliminar la obesidad, el asma, la hipertensión arterial y el incremento de la artrosis y la artritis que suelen aparecer a esta edad.

«Para ello desarrollan ejercicios acordes a la edad, caminatas, juegos, ejercitan la memoria y encuentros entre grupos, además de ser muy activos en festivales de tablas gimnásticas».


Palpando por dentro

Varias son las acciones que ejecutan los sectores de Salud, el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) y Cultura en la provincia de Las Tunas, para hacerles la vida más placentera a cada una de las personas de la tercera edad, pero no todo es suficiente. Escuchar los reclamos de quienes más sienten el peso de sus canas da la idea de cuánto falta por hacer ante ese enorme desafío que trae consigo el envejecimiento poblacional.

El énfasis está en conseguir mayor respaldo de la familia al abuelito y en consolidar la atención a trastornos emocionales como la depresión, para enfrentar el envejecimiento de la población de manera más armónica, teniendo en cuenta que la esperanza de vida al nacer de los cubanos supera los 77 años.

Por eso resulta preciso potenciar la gereatrización de los servicios de salud, con hincapié en los organismos que interactúan con el sistema sanitario. Por ejemplo cuando se construye hay que tener conciencia de que la población envejece y deben evitarse las barreras arquitectónicas y hacer asideros en sitios públicos para impedir caídas y accidentes.

El Programa Social de Atención al Adulto Mayor se erige sobre tres pilares fundamentales: proyección del adulto mayor como agente de cambio en la comunidad, legitimación de un programa sociocultural como estímulo para su participación social y articulación de una estrategia para garantizar la accesibilidad de los ancianos.


Atender a nuestros mayores es garantía de futuro


En la provincia  hay cerca de 87 mil 200 personas con 60 años o más, una situación que llama la atención del sistema de salud, que enfoca sus esfuerzos en el cuidado de a la población de la tercera edad como una de las estrategias para hacer frente al envejecimiento.

Ante este creciente índice, alrededor de 350 profesores de Educación Física destina el INDER para la atención de los círculos de abuelos desde las comunidades.

Estos especialistas trabajan diariamente con más de ocho mil adultos mayores del territorio en circunscripciones, casas de abuelos y centros de trabajos, de fuerza laboral envejecida, en la búsqueda de mayor calidad de vida para este grupo etáreo, mediante la práctica de ejercicios físicos.

Para la inserción en estos colectivos primeramente se les realiza un examen diagnóstico, y en dependencia de los resultados, de conjunto con el médico de la familia, se les asignan individualmente actividades para el mantenimiento de capacidades como la fuerza muscular y la resistencia física.

El propósito de todas estas acciones es evitar el sedentarismo, las dolencias y enfermedades que aparecen en esta etapa, mantenerse activos y ganar en calidad de vida.

25/11/16

Alteraciones auditivas en el adulto mayor [25-11-16]


Alteraciones auditivas en el adulto mayor

Dentro de las alteraciones sensoriales de los ancianos, la disminución de la audición es un factor que repercute negativamente en el objetivo fundamental de este grupo etario: el envejecimiento activo. SUAT te propone que te mantengas informado sobre una problemática que involucra a toda la sociedad.


a transición demográfica determina un aumento de la esperanza de vida, pero está acompañada por un incremento de prevalencia de determinadas enfermedades -los trastornos de audición son una de éstas-. Se estima que entre el 70 y el 80% de los adultos mayores de 65 a 75 años de edad padecen presbiacusia -pérdida progresiva de la capacidad para oír altas frecuencias-. Aunque se trata de una realidad, los propios ancianos suelen minimizar este déficit; por tal motivo, es fundamental que tomen conciencia sobre la situación para que logren mantener su calidad de vida y la integración social.
El deterioro celular que se produce con el envejecimiento afecta la totalidad del sistema auditivo. Por consiguiente, se puede generar hipoacusia de transmisión -de la onda sonora- o de percepción -por alteración de las vías nerviosas-. Existen múltiples enfermedades que pueden ocasionar hipoacusia; sin embargo, en el caso de los adultos mayores la más frecuente es la presbiacusia.

Causas de hipoacusia

Dentro de las causas se encuentra el tapón de cerumen: la piel que recubre el conducto auditivo externo presenta folículos pilosos, glándulas sebáceas y ceruminosas que producen cerumen. En el anciano, la atrofia y deshidratación de la piel del conducto auditivo externo favorecen el acumulo de la secreción ceruminosa y/o los restos epiteliales de descamación. Si el tapón ocluye totalmente el conducto, entonces se producirá una hipoacusia de trasmisión y, eventualmente, vértigo -si es que el tapón comprime el tímpano-. El tratamiento consiste en la extracción con agua tibia y jeringa apropiada; en forma previa es necesario el reblandecimiento del tapón con soluciones, tales como agua oxigenada al 50%. En este punto, cabe recalcar que en ningún caso se deben utilizar pinzas para su extracción.
Por otra parte, se puede desarrollar una hipoacusia de percepción ante el empleo de diferentes fármacos que generan lesiones en las células sensoriales del oído interno: se trata de una ototoxicidad auditiva . Los medicamentos que suelen ocasionar esta afección son algunos antibióticos -aminoglucósidos y macrólidos-, y diuréticos -furosemida, ácido acetilsalicílico y quimioterápicos-. La toxicidad depende de la dosis y del tiempo de administración; además, en varias ocasiones es reversible. La prescripción de estos fármacos tiene que estar acompañada por un control clínico de la audición y suspensión precoz del tratamiento ante la aparición de síntomas.

Presbiacusia


Se trata de la disminución de la capacidad auditiva fisiológica de la percepción y la integración de los sonidos, la cual aparece con el avance de la edad y se hace más evidente a partir de los 65 años de edad. Si a esta situación se le suman las enfermedades óticas, la hipoacusia se hará más evidente y temprana.
Desde el punto de vista clínico, se manifiesta por hipoacusia casi siempre bilateral, simétrica y progresiva; primero para los tonos agudos -timbres del teléfono o de la puerta y el canto de los pájaros, por ejemplo- y luego para los tonos medios. Un síntoma precoz es la deficiencia auditiva en ambientes ruidosos o en conversaciones grupales; en estas situaciones, los individuos oyen pero no comprenden. Es primordial entender que muchas personas se resisten a reconocer ese déficit y dirigen el problema hacia el resto -aduciendo que hablan bajo o que pronuncian mal-, y son sus familiares o vínculos cercanos los que detectan esa dificultad.

Estudios complementarios y tratamiento


Ante la alta prevalencia de esta enfermedad y el hecho de que muchos individuos se resisten a reconocer que la padecen, surgen test de valoración de la capacidad auditiva que deben aplicarse en todos los adultos mayores y sin importar el motivo de la consulta.

Una vez detectado el deterioro auditivo, la persona tiene que concurrir al otorrinolaringólogo para descartar, en primera instancia, la presencia de un tapón de cerumen y lesiones timpánicas; luego, se procederá a la ejecución de pruebas de recepción del sonido -voz susurrada- y audiométricas -audiometría tonal y verbal-.
En materia de tratamiento, en la actualidad no se cuenta con ninguna medida médica o quirúrgica que cure o detenga la evolución de la presbiacusia. Sin embargo, sí se puede adoptar una serie de pautas para facilitar la comunicación:

  • Hablar de frente y mirando a la cara.
  • Pronunciar adecuada y lentamente.
  • Tratar que sea un ambiente silencioso.
  • No gritar.

La corrección de la presbiacusia se basa en la utilización de prótesis acústicas amplificadoras -es decir, audífonos o implantes- concomitantemente con la rehabilitación auditiva.

Audífonos y sus complicaciones


Son dispositivos electrónicos de pequeño tamaño que captan, amplifican y adaptan las señales acústicas dentro de unos límites de capacidad de percepción y tolerancia para la persona que debe usarlos. Existen diferentes modelos de audífonos:

  • Retro auricular: Ofrece mayor potencia de amplificación y está indicado para individuos con pérdidas moderadas a severas.
  • De molde abierto: En el caso de pérdidas leves a moderadas.
  • Intra auricular: Indicado para personas que registran pérdidas leves a moderadas.
  • Semi implantable y totalmente implantable: En ambas situaciones se requiere cirugía.

Finalmente, en casos seleccionados se puede recurrir al implante coclear que logra beneficios comparables al obtenido en individuos más jóvenes.

En cuanto a las complicaciones, dentro de las más usuales se describe la dificultad en la adaptación al uso del auxiliar auditivo; esta situación es más habitual en adultos mayores con déficit visual, cognitivo y funcional, y en las personas que experimentan excesiva secreción de cera. Por lo tanto, es esencial que la indicación y el control ulterior de estos dispositivos sean llevados a cabo por especialistas.

Medidas preventivas y rehabilitación auditiva

Con el propósito de que no surja el déficit auditivo, se tienen que evitar las exposiciones prolongadas al ruido. Una vez que ya está instalado el problema, se puede recurrir al uso de algunas ayudas complementarias:

  • Señales luminosas que sustituyan los sonidos de los timbres, despertadores, y teléfono, entre otros.
  • Auriculares inalámbricos para ver la televisión.
  • El uso de audífonos no mejora significativamente la comprensión de la televisión, por lo que son recomendables las películas subtituladas.
  • Teléfonos con amplificadores en el auricular.

La rehabilitación auditiva consiste en el reconocimiento y la repetición de palabras o frases comunes, así como de sonidos que la persona debe identificar; aumenta la eficacia de los audífonos y es necesario repetirla luego de algún tiempo para facilitar el mantenimiento de la capacidad auditiva.
SUAT te invita a que consultes con un especialista si experimentas algún problema auditivo. Además, te recomienda que permanezcas atento a los posibles indicios de estar ante la presencia de estas afecciones en los adultos mayores que integran tus círculos familiares y de amistad.